No es oro todo lo que reluce (ni todos los titulares son ciertos)

No es oro todo lo que reluce (ni todos los titulares son ciertos)

Comparte:

Consejos para arrancar el curso sin odio en las redes sociales (parte II).

El dicho popular nos recuerda que no podemos dejarnos llevar por las apariencias. Es una buena forma para recordar nuestro segundo consejo: No es oro todo lo que reluce, ni todos los titulares son ciertos. Aunque lo parezcan a primera vista, aunque confirmen lo que tú pensabas, conviene asegurarse antes de darlos por ciertos. Y si dudas, no compartas

El Covid-19 provocó una pandemia y al mismo tiempo lo que se ha llamado infodemia, es decir, una sobreabundancia de información, cierta o falsa, sobre un tema específico, en este caso sobre el virus y todas sus consecuencias. Las estadísticas demuestran que el consumo de noticias se disparó con el confinamiento y seguro que tú mismo lo comprobaste en primera persona: consultabas mucho más los periódicos, o veías con más frecuencia los informativos de la tele o recibías muchas más noticias en tus grupos de WhatsApp.

Es lógico, sentíamos la necesidad de entender los que estaba ocurriendo en una situación tan nueva e imprevisible. Lo malo es que ese empacho de noticias también nos provoca ansiedad y aumenta considerablemente el riesgo de que nos la cuelen con bulos y noticias descontextualizadas.

A principios de septiembre, Maldita.es, un medio especializado en la verificación de datos, había detectado 725 bulos y desinformaciones sobre COVID-19, seguro que han circulado muchos más y que tú, igual que todos y todas, te has creído alguno.

Lo cierto es que los bulos se difunden mucho más que las noticias ciertas y los desmentidos, y eso se explica porque los titulares falsos son mucho más atractivos y llaman más la atención. A menudo contienen palabras de alarma o alerta, suelen ser muy tajantes y con pocos matices. Los desmentidos, en cambio, son menos espectaculares, por lo que nuestro impulso de compartirlos es menor. Igual son más aburridos, pero piensa que enviando el desmentido a tus amistades o familiares ayudas a que la noticia falsa se siga extendiendo en el virus de la infodemia.

Hay muchas pistas que nos pueden ayudar a sospechar de un titular. Además de las palabras alarmistas, también es importante leer el texto que le acompaña porque a menudo no tiene nada que ver, también conviene fijarse en la fecha, si está firmado por alguien, si la noticia aparece en otros medios, si tiene fuentes oficiales que confirmen lo que afirma el titular.

No está de más acordarse de que hay páginas web con apariencia de periódicos que hacen negocio con las desinformaciones, porque cada vez que das a clic en una de sus noticias falsas ayudas a que aumenten sus ingresos en publicidad.

Y también te vendrá bien tener en mente que las imágenes que acompañan esos titulares sí engañan. Pueden estar trucadas o pertenecer en realidad a otra noticia de hace varios años en cualquier otro país. La verificación inversa de imágenes ayuda a comprobar si las fotos o vídeos ya se han usado antes en internet y de este modo descartar su veracidad.

Para ayudarte a distinguir la paja del grano cuentas que varios equipos dedicados a verificar la información como Maldita.es, Newtral, Efe Verifica o AFP Factual. Cuentan con varias herramientas de consulta a través de sus páginas web, whatsapp y las redes sociales. Tenlas a mano porque te serán útiles a la hora de tener información veraz y contrastada.

Comparte:
¡Apúntate!
HAZTE SAVER
Colabora como
cibervoluntario/a.